Entender las infiltraciones de aire

A partir decon instalación incluida

Aug 08, 2023

Entender las infiltraciones de aire

Introducción:

Cuando pensamos en crear un hogar confortable y energéticamente eficiente, solemos centrarnos en el aislamiento, los electrodomésticos eficientes o las fuentes de energía renovables. Sin embargo, un factor crucial que a menudo se pasa por alto es la infiltración de aire. Este fenómeno, a menudo invisible, puede tener un impacto significativo tanto en nuestro confort como en nuestras facturas de energía. En esta entrada del blog, exploraremos qué es la infiltración de aire, por qué es importante y cómo abordarla para crear un espacio vital más saludable y energéticamente eficiente.

¿Qué es la infiltración de aire?

La infiltración de aire se refiere al movimiento involuntario de aire dentro y fuera de un edificio a través de grietas, huecos y aberturas de su estructura. Pueden producirse en diversos lugares, como puertas, ventanas, tomas de corriente o incluso pequeños huecos alrededor de las instalaciones de fontanería. Cuando el aire exterior entra en una casa, puede traer calor, humedad o contaminantes no deseados y alterar el clima interior.

El impacto de las infiltraciones de aire:

1. Pérdida de energía: Las infiltraciones de aire incontroladas pueden aumentar considerablemente los costes de calefacción y refrigeración. La infiltración de aire frío en verano y de aire caliente en invierno obliga a los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado a trabajar más para mantener la temperatura deseada, lo que se traduce en un mayor consumo de energía y en facturas más elevadas.

2. Problemas de confort: Las corrientes de aire no deseadas causadas por la infiltración de aire pueden crear incomodidad a los ocupantes. Estas corrientes, que a menudo se sienten alrededor de puertas y ventanas, pueden dificultar el mantenimiento de una temperatura interior constante y agradable. Algunas zonas de la casa pueden sentirse más frías o más calientes que otras, lo que provoca quejas y la necesidad de aparatos de calefacción o refrigeración adicionales.

3. Calidad del aire interior: Junto con el aire exterior no acondicionado, los contaminantes del aire, el polvo, el polen e incluso las plagas pueden entrar en su hogar a través de fugas. Esto puede afectar negativamente a la calidad del aire interior y contribuir a problemas de salud como alergias, asma o problemas respiratorios.

Tratamiento de las infiltraciones de aire:

1. Identifique las fugas: Empiece por inspeccionar su casa en busca de posibles fuentes de fugas de aire. Compruebe ventanas, puertas, rejillas de ventilación, tomas de corriente, tuberías y cualquier otra zona en la que puedan existir huecos o grietas. Considere la posibilidad de contratar a profesionales o realizar una prueba de puerta soplante para detectar con precisión las fugas ocultas en toda la casa.

2. Burletes y masilla: Una vez identificadas las fugas, séllelas con burletes y masilla. Los burletes son ideales para sellar los huecos alrededor de ventanas y puertas, mientras que la masilla es eficaz para sellar grietas en paredes y otras estructuras fijas. Aplicar correctamente estos materiales puede mejorar la eficiencia energética y eliminar las corrientes de aire.

3. Aislamiento: Un aislamiento adecuado es crucial para evitar las infiltraciones de aire. Aislar las paredes, el ático y el suelo puede crear una barrera adicional que impida la entrada de aire, reduciendo la pérdida de energía y las corrientes de aire.

4. Mejora de las ventanas: Plantéate sustituir las ventanas viejas e ineficientes por otras de bajo consumo. Las ventanas de doble o triple acristalamiento con revestimientos de baja emisividad pueden reducir considerablemente las infiltraciones de aire y mejorar el aislamiento térmico.

Conclusión:

La infiltración de aire es un aspecto vital, aunque a menudo se pasa por alto, a la hora de crear un espacio confortable y energéticamente eficiente. Si identifica y sella las fugas, añade un aislamiento adecuado y mejora las ventanas cuando sea necesario, podrá reducir significativamente la pérdida de energía, aumentar el confort y mejorar la calidad del aire interior. Tomar estas medidas ahora no sólo le ahorrará dinero en la factura de la luz, sino que también contribuirá a que su casa sea más sana y sostenible en los años venideros.